viernes, 2 de abril de 2010

La verdadera oración no depende de su longitud

Algunos hermanos oran por metro; pero la verdadera oración es medida por su peso y no por su longitud. Un simple gemido ante Dios puede contener mayor plenitud de oración que un fino discurso de gran longitud. Quien habita con Dios en Cristo Jesús, ése es el hombre cuyos pasos son ampliados en intercesión. Se acerca lleno de valor porque él permanece junto al trono. Ve el cetro de oro extendido, y escucha al Rey cuando dice: "pedid todo lo que queréis, y os será hecho."
C. H. Spurgeon, sermón #2002

2 comentarios:

pablo dijo...

Gracias Hermano Allan por tu notable labor en las traducciones espero y confio que Dios te ayude y siga bendiciendo tu trabajo.
Dios te bendiga y adelante.

Faby dijo...

Hola!..Sólo quisiera agradecer el tiempo que invierten para que las palabras de alguien que logró entender tan bien el mensaje de Dios, nos sean de utilidad a quienes aun no entendemos tanto como quisieramos. Estoy segura de la nobleza de su propósito, que nuestro Dios los bendiga (a quienes estén involucrados) aun más... :)