miércoles, 26 de febrero de 2014

Entre las fauces de Behemot sin ningún miedo

Es un buen dicho, aunque no pertenece a la Escritura, que “Nosotros somos inmortales mientras nuestra labor no esté concluida”. Si Dios te ha encomendado algo, ponte a hacerlo pues el tiempo es corto, pero no sueñes con que serás cortado demasiado pronto. Tú tienes una obra en tu tiempo, y tendrás tiempo para tu obra. Créelo y entonces puedes meterte entre las fauces de behemot sin ningún miedo mientras Dios tenga para ti un trabajo que debes cumplir para Él; por tanto, no temas, pues Jesús dice: “Dejad ir a éstos”. 
Sermón #2368 - C. H. Spurgeon

2 comentarios:

Hugo dijo...

Muy cierto. Gracias al Señor por Su cuidado por los suyos. Aleluya!

rodrigo moraleja dijo...

Estimado hermano, que la gracia y paz de Jesucristo sea contigo.

Ayer me he topado con los sermones de Spurgeon, y puedo notar que están llenos del Espíritu Santo. Hacia mucho tiempo que no leía alguien así. Te doy gracias por la traducción que haces, DIos te bengidga por esa obra.