miércoles, 31 de agosto de 2011

Sobre el amor a Dios

Hay algunas gracias que, en su vigor, no son absolutamente esenciales para la pura existencia de la vida espiritual, aunque son muy importantes para su sano crecimiento; pero el amor a Dios tiene que estar en el corazón, o de lo contrario no hay allí ninguna gracia de ningún tipo. Si alguien no ama a Dios, no es un hombre renovado. El amor a Dios es una marca que está siempre asentada sobre las ovejas de Cristo, pero que nunca está asentada sobre nadie más. Al reflexionar sobre esta sumamente importante verdad, quiero que consideren el contexto del texto. Encontrarán en el versículo séptimo de este capítulo, que el amor a Dios es establecido como una indispensable señal del nuevo nacimiento. “Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios”. Entonces no tengo ningún derecho a creer que soy una persona regenerada a menos que mi corazón ame a Dios verdadera y sinceramente. Sería vano que yo, si no amara a Dios, citara el certificado que registra una ceremonia eclesial y dijera que eso me regeneró. Ciertamente no hizo eso, pues de otra manera se habría presentado el resultado seguro. Si he sido regenerado, yo podría no ser perfecto, pero sí puedo decir esto: “Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo”. Cuando por la fe recibimos el privilegio de convertirnos en hijos de Dios, recibimos también la naturaleza de hijos y con amor filial clamamos: “¡Abba, Padre!” Esta regla no tiene ninguna excepción. Si un hombre no ama a Dios, tampoco ha nacido de Dios. Muéstrenme un fuego sin calor y entonces pueden mostrarme una regeneración que no produce amor a Dios, pues así como el sol tiene que producir su luz, así un alma que por la gracia divina ha sido creada de nuevo, tiene que poner de manifiesto su naturaleza mediante un sincero afecto hacia Dios”. “Os es necesario nacer de nuevo” pero ustedes no han nacido de nuevo a menos que amen a Dios. Entonces cuán indispensable es el amor a Dios.
C. H. Spurgeon - La Lógica del Amor, sermón no. 1008

3 comentarios:

Armando Marcos dijo...

Hola Allan, muchas gracias por la traducion: ya traduci ao portugues

Porem, una cosa tenho que perguntar, pedindo que me ajudes. Como yo coneco si yo mismo amo a Dios? muchas vezes temo que yo no Lo ame de verdad, mas sin solo de mentira, de una maneira enganosa, e tengo mucho miedo de no lo estra debaixo de la gracia de Cristo

Desde ya lo agradeço la ajuda e oracion
abraços
Armando Marcos
Projeto Spurgeon

Allan Román dijo...

Hola Armando: Acado de subir una entrada que pudiera responder a tu inquietud. La entrada se titula:
Una evidencia segura de ser un hijo de Dios. Espero que aplaque tus dudas. Cuenta con mis oraciones. Te envío un cordial saludo. Allan

Rob dijo...

Conducíos con amor, lo mismo que Cristo nos amó y se entregó a sí mismo para ser sacrificado por nosotros, como ofrenda y sacrificio de olor agradable a Dios.
Así hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor,p y el que vive en el amor vive en Dios y Dios en él
http://www.diostube.com/videos/1607/