viernes, 27 de julio de 2007

Efectos de los sermones de Spurgeon

Una mujer escocesa, que tenía la determinación, en la medida de lo posible, de no tener que ver nada con la religión, arrojó al fuego su Biblia y toda la literatura religiosa que pudo encontrar en su casa. Un folleto cayó fuera de las llamas, y la mujer rápidamente lo volvió a meter en el fuego. Volvió a caer fuera una segunda vez, y nuevamente la mujer lo entregó a las llamas. La mitad del folleto fue consumido por el fuego, pero la otra mitad volvió a quedar fuera de las llamas. La mujer, alzándola, exclamó: "Seguramente el demonio está en este opúsculo, pues no se quema." Movida por la curiosidad, miró el papel, descubrió que era uno de los sermones de Charles Haddon Spurgeon, leyó la parte que sobrevivió al fuego, y fue convertida por ese medio

1 comentario:

Jesús Freud Baena Peña dijo...

Efectivamente, la elección alcanza eficazmente a los elegidos por DIOS, por que, ¿quién resitirá a su voluntad?.

Por que ya lo dijo el SEÑOR no me legiste vosotros a mi sino yo os elegi a vosotros.