jueves, 9 de febrero de 2012

La santificación es algo que es siempre visible. “Cada árbol se conoce por su fruto” (Lucas 6: 44). Un creyente verdaderamente santificado puede estar tan revestido de humildad que sólo se verá sus debilidades y defectos. El así llamado ‘santo’ en cuya vida no pueda verse nada excepto mundanalidad es un tipo de monstruo que no es reconocido en la Biblia.
Aspectos de la Santidad - J. C. Ryle

1 comentario:

; Maldonado(Uruguay) dijo...

soy diacono de la iglesia bautista El Shaddai de Maldonado Uruguay y quiero felicitarlo por su muy importante trabajo ,muchas bendiciones